Los pies en otoño, cambio de temperaturas y calzado


El podólogo Javier Serrano, vicepresidente del Consejo General de Colegios de Podólogos de España y presidente del colegio de Murcia, da las claves para que en otoño, una estación donde el cambio de tiempo está a la orden del día, tengamos unos pies saludables.

Cambios de temperatura

EPA/GIULIO DI MAURO

EPA/GIULIO DI MAURO

En verano, con el calor, los pies están más dilatados y ahora en otoño, con temperaturas más intermedias, los pies se van contrayendo y a su vez, disminuye el espacio que ocupan dentro del calzado.

Javier Serrano recomienda una revisión en los cambios de estación (sobre todo en otoño y primavera) porque “la sequedad del verano produce durezas y puede haber alguna afectación vírica o bacteriológica que incida en la dermatología de la piel”.

Debemos preparar el pie para meterlo dentro del calzado porque pasamos de uno abierto, a de repente, uno cerrado y “la piel en verano puede crear durezas, callos, etc, y  cuando los encierras, se acentúan más”.

“El fin es proteger el pie para que tenga las menores molestias posibles y para ello lo mejor es utilizar una media o un calcetín e ir alternando los calzados acorde con la temperatura”, aconseja.

Protegerse ante la humedad

“Cuando el pie se moja o humedece por el sudor, se debe cambiar el calcetín las veces que haga falta”, puntualiza el experto, para tener siempre el pie seco.

Ante la humedad externa, recomienda utilizar un calzado lo más impermeable posible.

Si la humedad es por sudor, detalla que se debe utilizar “algún producto que lo elimine un poco, porque toda esa humedad es un foco donde los hongos proliferan y se producen infecciones por bacterias, hongos o virus”.

Los calcetines, mejor aliado

Aconseja que se utilicen los calcetines de hilo o algodón, porque dejan transpirar y permiten que el pie no reabsorba esa humedad, sino que se quede en el calcetín. En esta época además se pueden utilizar punteras, pinkies o medias.

“No recomendamos las medias de ejecutivos, no transpiran y forman mucha humedad dentro del pie, lo que puede provocar cualquier tipo de infección”, ratifica el especialista.

Principales patologías o afecciones en esta época

El podólogo Javier Serrano explica que, tras el verano, suelen aparecer sobre todo patologías dérmicas o afecciones por el cambio de calzado:

EFE/Javier Etxezarreta

EFE/Javier Etxezarreta

  • Suelen aparecer ahora las verrugas, infectadas en aguas estancadas como piscinas, pero en esta época es cuando suelen observarse. Esto lo debe explorar un podólogo para poner solución.
  • Debido al calzado, que en verano es muy plano y en invierno suele tener más tacón, es habitual ver: metatarsalgias o fascitis. “El cambio de alturas afecta y puede molestar”, señala.

“En cuanto a los niños, es la época en la que los padres están más pendientes y te dicen: “mi niño mete los pies hacia adentro”, explica, y añade que es una de las mejores estaciones para realizar una revisión, para que tengan unos pies sanos de cara al colegio.

Recomendaciones para cuidar los pies de los hijos en casa

Hay un rango de tiempo, desde que empiezan a caminar hasta los 16 años, donde se pueden corregir cualquier tipo de patologías. A partir de una edad más adulta ya no se corrigen, lo único que se hace es compensar.

“La facilidad de los pies es que, como tienen tantos huesos, tienen muchas articulaciones y muchos ligamentos, entonces podemos corregir hasta que la osificación se ha cubierto”, comenta Serrano.

Observar las posturas del niño

EFE/Sebastião Moreira

EFE/Sebastião Moreira

Hacer observaciones de cómo se sientan, cómo se acuestan, cómo duermen o cómo se ponen a jugar.

“Hay niños que, por ejemplo, a la hora de jugar se ponen en postura de rana o de indio, y lo recomendable es que se sienten con el juguete entre las piernas y las piernas a lo largo estiradas”, aclara Javier Serrano.

El objetivo es que no se produzca ninguna “rotación de cadera, de rodilla o de tobillo que pueda acentuar alguna patología o crear desviaciones en las articulaciones”.

Fijarse en la marcha del niño

“Hay niños que se tropiezan debido a que el pie no está en una postura normalizada, el tropiezo es un indicativo de que puede tener una patología”, advierte el experto.

Calzado del niño

A los bebés no se les debe poner calzado, se debe usar un calcetín “para que su pie pueda explorar y pueda fomentarse toda la sensibilidad que se tiene de pequeño”.

EFE/Manuel Bruque

EFE/Manuel Bruque

En niños que comienzan a caminar, recomienda que sea lo más blando posible y dejarlos en el suelo para que gateen y conforme avanza a la edad adulta, deben tener suelas más gordas y recomienda que sea un calzado de piel.

Para cada actividad se tiene que usar el calzado idóneo: “Las botas de fútbol son para eso, no para caminar normalmente. Los zapatos con ruedas son un juguete, por lo tanto, no son válidos para andar o ir al colegio”.

“El mal uso de este juguete (calzado con ruedines), está provocando muchas patologías de dolores musculares, de acortamientos de gemelos”, advierte.

Higiene

Es importante hidratarse los pies y si te sudan puedes utilizar algún tipo de antitranspirante.

El corte de uñas siempre tiene que ser recto, hay que intentar que las esquinas estén fuera de la piel porque sino la tendencia es que se claven.

 

La entrada Los pies en otoño, cambio de temperaturas y calzado aparece primero en por rosagallardo.



Source link