Control de la diabetes para prevenir la retinopatía diabética


La retinopatía diabética es una grave complicación de la diabetes mellitus producida por un mal control del azúcar en la sangre, lo que provoca una alteración de las paredes de los vasos sanguíneos de pequeño calibre, afectando a órganos como los ojos y el riñón.

Tal y como explica el doctor Santiago Abengoechea, cirujano de vitreorretina del Centro de Oftalmología Barraquer, la causa más frecuente de pérdida de la visión en un paciente con retinopatía diabética es el edema macular, que se produce cuando la zona central de la retina -la mácula- se llena de líquido.

En un contexto más agresivo puede producirse una hemorragia dentro del ojo, ya que el origen de la enfermedad es un crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos.

La Sociedad Española de Diabetes destaca que prácticamente el 100% de los pacientes con diabetes tipo I padecen algún grado de retinopatía diabética a los 20 años de inicio de la diabetes, llegando al 60% en los casos de tipo II, que afecta a más del 90 por ciento del total de los enfermos de diabetes.

Importancia de la prevención

El doctor Abengoechea durante el debate/EFE/Eduardo Barraguer

El doctor Abengoechea. EFE/Eduardo Barraguer

Si no se trata, la retinopatía diabética, puede dar lugar a una ceguera irreversible. Para la prevención de esta enfermedad es determinante llevar un buen control de la glucosa y un estilo de vida saludable, cuidando la dieta y el peso.

“Hay pacientes que no son conscientes de la importancia de tener un buen control glucémico y se arrepienten de no haberlo hecho cuando ya se ha producido una disminución severa de la visión”, afirma Abengoechea.

Recomienda realizar revisiones anuales de la vista y acudir al oftalmólogo ante cualquier señal de alarma, como la percepción de ondulaciones en lugar de líneas rectas en el caso del edema macular o la pérdida de visión de forma súbita cuando se ha producido una hemorragia vítrea.

Tratamientos actuales

En la actualidad existen tres tratamientos que mantienen y pueden mejorar la visión del paciente: el láser, las inyecciones y la cirugía.

“Los tratamientos actuales evitan la ceguera en la inmensa mayoría de los casos. Antes se utilizaba el láser para tratar el edema macular diabético, pero hoy en día está prácticamente desbancado por las inyecciones intravítreas”, informa el doctor Abengoechea.

Estas inyecciones se realizan en la parte blanca del ojo -la esclerótica- para introducir un fármaco dentro del gel vítreo, que poco a poco irá desinflamando la mácula.

Representación de un globo ocular. Efesalud.com

Representación de un globo ocular. EFE/J.M.Aragón

“El reto de la Medicina en cuanto a retinopatía diabética es conseguir moléculas que sean más eficaces y que duren más tiempo, porque muchas veces se requieren múltiples inyecciones al año y el paciente se cansa, de manera que el cumplimiento es muy complicado”, indica el oftalmólogo.

Cuando ya se ha producido una hemorragia intraocular, el tratamiento de elección es una intervención quirúrgica denominada vitrectomía, una técnica de microcirugía intraocular mediante la cual se accede a la cavidad vítrea del ojo (espacio interior del globo ocular) para extraer el humor vítreo, el líquido gelatinoso que se encuentra en el interior.

“Cuando ya han crecido unos vasos sanguíneos que en un futuro provocarán hemorragias, existe también un tratamiento preventivo con láser, la panfotocoagulación, para evitar o disminuir las posibilidades de que se sangre el ojo”, subraya.

El experto insiste en la importancia de concienciar a los pacientes de diabetes de la importancia de prevenir la retinopatía diabética porque los tratamientos son complejos y la ceguera, irreversible.

La entrada Control de la diabetes para prevenir la retinopatía diabética aparece primero en por ambelinchon.



Source link