Dieta – Mala alimentación

a1      Tres de los factores de riesgo cardiovascular –la obesidad, el colesterol y la hipertensión- pueden reducirse si adoptamos unos nuevos hábitos a la hora de alimentarnos, apostando por una dieta cardiosaludable.

Y, así, podemos llegar a reducir nuestro riesgo de sufrir una enfermedad del corazón. Se han establecido una serie de pautas que conforman esas nuevas costumbres alimentarias “cardiosaludables”.

  • Incluya numerosas frutas y verduras en su dieta diaria.
  • Tome cereales, especialmente integrales.
  • Elija productos libres de grasa: aves sin piel ni grasa, carnes magras, pescados…