La alergia a abejas y avispas ha aumentado en los últimos 20 años


Los tres fallecimientos por picadura de avispas registrados en Galicia en el plazo de una semana y media han elevado el nivel de alerta de la población. “Los alergólogos no estamos especialmente alarmados”, puntualiza Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), quien recuerda que la mortalidad por alergia al veneno de abejas o avispas (himenópteros) se mantiene baja. No obstante, reconoce que la cifra alcanzada en Galicia equivale a la de todo el país en un año:“La tasa de mortalidad anual se estima en un 0,08 por millón de habitantes, lo que significa que unas tres o cuatro personas podrían fallecer cada año por esta causa”.

Otras estimaciones, como la que maneja Víctor Matheu, de la Unidad Alergología-Norte del Hospital Universitario de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife, sitúan la tasa de mortalidad en 0,4 muertes por millón de habitantes, “lo que equivaldría a más de 15 fallecimientos anuales por esta causa en España”.

Más hipersensibilidad

Aunque la divergencia es considerable, el número no sería tan elevado si se tiene en cuenta que, tal y como apunta el alergólogo, “la prevalencia de pacientes con hipersensibilidad a la picadura de veneno de himenópteros experimenta un aumento progresivo en los últimos 20 años”. Según datos de prevalencia y conclusiones extraídos del estudio Alergológica 2015, realizado por la Seaic, “superarían el millón las personas que en el territorio nacional presentan pruebas positivas frente a alguno de los insectos”. Pero la gran mayoría de ellos no se encuentran en riesgo de reacción generalizada o anafilaxia.

El 2,5% de las consultas al alergólogo en 2015 estuvieron motivadas por alergia a los himenópteros

El citado informe muestra que la alergia a himenópteros fue el motivo de consulta del 2,5 por ciento de los pacientes que acudieron al alergólogo en 2015, frente al 1,5 por ciento en 2005 y el 0,7 por ciento en 1992. En palabras de Montserrat Fernández Rivas, jefa del Servicio de Alergología del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid, “esto es solo la punta del iceberg, son solo los casos que nos remiten desde atención primaria”.

Tratamiento más adecuado en función de la reacción que haya causado la picadura de avispa o abeja.
Tratamiento más adecuado en función de la reacción que haya causado la picadura de avispa o abeja.

En ese sentido, el aumento de consultas se debería a una combinación de factores:más casos, mayor concienciación de la población, mejores herramientas de diagnóstico, aumento de las derivaciones por parte de los médicos de familia… Aun así, los alergólogos recalcan que todavía hay muchos pacientes que no llegan a la atención especializada.

En el caso particular de Galicia, los expertos coinciden en que la situación sería más preocupante que en otras regiones, debido a que la población que vive o trabaja en entornos rurales es mayor que en otros territorios pero, sobre todo, porque en la última década ha irrumpido con fuerza una especie invasora, la avispa asiática (Vespa velutina). Se calcula que esta especie provoca hasta el 90 por ciento de todos los picotazos en las áreas en las que su presencia es mayor.

Reactividad cruzada

Carmen Vidal, vicepresidenta de Seaic y jefa del Servicio de Alergología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, confirma que Galicia “es una de las zonas de España con mayor problema de alergia a himenópteros”. Según explica, “se cuentan por miles los nidos de velutina que se retiran cada año”, y la cifra parece aumentar de forma alarmante.

La especie invasora comparte territorio con las avispas autóctonas, del género Vespula, y sus venenos son parecidos. Por lo tanto, se produce reactividad cruzada (un mismo anticuerpo IgE es capaz de reconocer distintos alérgenos presentes en especies diferentes), de forma que un paciente que ha reaccionado al veneno de una avispa común podría tener una reacción grave tras la picadura de una velutina y viceversa.

Para conjurar el riesgo de anafilaxia, la inmunoterapia es la mejor herramienta preventiva. “La protección que ofrece la inmunoterapia activa alergénica frente al veneno de los himenópteros es superior al 95 por ciento, por lo que la seguridad y tranquilidad que ofrece a los pacientes es indudable”, asevera Matheu.

La eficacia de la inmunoterapia activa frente al veneno de estos insectos es superior al 95%

De momento, no está disponible para la avispa asiática, pero a los pacientes alérgicos a ella se les administra la inmunoterapia frente a la común, dada la reactividad cruzada existente. Asimismo, hay extractos Depot y acuosos para otros himenópteros que causan alergia en España: la abeja europea (Apis mellifera), la avispa papelera (Polistes dominula) y el abejorro (Bombus terrestris). La alergia a este último está muy ligada a la utilización del abejorro en el área mediterránea (Almería y Málaga, fundamentalmente) para la polinización de plantas de invernadero.

En opinión de Fernández Rivas, la inmunoterapia sigue estando infrautilizada, debido sobre todo a la “falta de información en atención primaria”. Esta carencia formativa de los médicos de familia se debe, entre otras cosas, a que “en el pregrado, la alergia es una asignatura en pocas facultades y la rotación de los MIR de familia por alergia es voluntaria”.

Matheu resalta que la adherencia de los pacientes a la inmunoterapia es muy elevada, “a pesar de que se realiza exclusivamente en las unidades de inmunoterapia de los servicios de alergología. La mejoría clara de la calidad de vida, con una disminución de su ansiedad, es percibida por la mayoría de ellos”.

La invasión de las avispas asiáticas

El área de distribución natural de la avispa asiática es Afganistán, este de China, Indochina e Indonesia. El primer registro en Europa data de 2004, en Francia. Se cree que llegaron avispas reinas en hibernación importadas desde China por el comercio de productos de la huerta. Su expansión ha sido vertiginosa. En España se localizó por primera vez en Navarra en 2010. Después se detectó en País vasco, Cataluña y Galicia y en los últimos años ha llegado a Cantabria, Asturias, La Rioja, Burgos… Hace unos días se localizó un nido en la provincia de León.

The post La alergia a abejas y avispas ha aumentado en los últimos 20 años appeared first on Correo Farmaceutico.



Source link